You Only Live Once

Mucha baranda del CNE he visto desde la última vez que abracé a mi primo Tommy. Han pasado dos elecciones presidenciales, una regional, una municipal y quizá dos leyes habilitantes. En el tiempo que no nos vimos ni nos hablamos se vendieron tres medios de comunicación, se eligió un candidato presidencial opositor, se murió el presidente, se robaron (o no) una elección presidencial y el gobierno se endeudó más de la cuenta con China.

No sé cómo Tommy medirá el tiempo, pero sé que él no tiene idea de que todo eso ha pasado en mi vida desde la última despedida. Lo sé porque se lo pregunté ayer, cuando fuimos a tomar unos tragos en un bar de Las Olas, la zona de rumba de Fort Lauderdale, en el Mustang descapotable que alquiló.
Sigue leyendo

Anuncios

En defensa del humor

Agradezco los comentarios de Juan Horacio de Freitas, que enriquecieron notablemente los elementos conceptuales de este texto.

 «Ciertamente, el humor nos acerca a la esperanza, pero como bien dice Laureano Márquez, este país “mas que un chiste, es una ausencia de seriedad”. Tenemos un compromiso histórico e inaplazable: tomarnos en serio alguna bendita vez para poder reconstruirnos a lo largo y ancho del mapa. Y no seguir columpiándonos peligrosamente entre el humor y la desdicha.»

Así termina el más reciente artículo de Leonardo Padrón, titulado Entre el humor y la desdicha, luego de su regular serie de anécdotas melodramáticas, casi inverosímiles, a las que nos tiene acostumbrados cada domingo. Después de darle la razón a Emilio Lovera, quien dice que la gran virtud de los venezolanos es «reírse de su propia desgracia» y su mayor defecto es «seguirse riendo después de que se rió la primera vez», el cronista termina su nota con un tono bastante patético, que se regodea en un prejuicioso lugar común. Sigue leyendo

Esta tierra es mía

El conflicto en la franja de Gaza y en Ucrania me hace pensar que la matazón es casi un humanismo. Aquella frase de «la violencia es la partera de la historia» le quedó bastante bien a Marx. Aunque los 6 científicos que estaban a punto de encontrar la vacuna contra el Sida, que murieron en el vuelo MH17, también hubiesen cambiado la historia. En este caso, como en la inmensa mayoría, la violencia no fue partera sino «abortera» —por ponerle una palabra a esa tragedia— de la historia.

El video This land is mine es una parodia y una interpretación de esta matanza universal que ha formado millares de territorios montañosos y desiertos con y sin agua potable, con nombres y monumentos y estatuas de héroes y vírgenes patronales y procesiones y fechas onomásticas y leyendas urbanas y rasgos físicos y petróleo e idiomas. ¿Qué es una nación sino una narración? ¿Qué es un israelita o un yihadista o un ucraniano prorruso sino un humano?

En http://www.elgeorgeharris.com también escribí algo al respecto, sobre el caso venezolano. Haz clic aquí para leerlo.

El lado correcto de la moneda

proxyEl número 17 de una serie de cuadernos de temas políticos de la fundación Manuel García-Pelayo se titula Las actitudes políticas: el cinismo y el humor. Es obvio que hubo alguna intención de los editores en colocar esos dos temas juntos, pero creo que no fue intencional el hecho de que ambos ensayos se complementan. En el primero, Antonio Cova Maduro, habla del cinismo como actitud política en la historia moderna. Al final de su breve ensayo, da paso al ensayo de Laureano Márquez, con una frase bastante certera:

Tome usted cualquier chiste, en el momento que más le plazca en la atormentada historia de los pueblos sometidos a esa utopía de felicidad para todos (el comunismo, el nazismo) y verá usted la cara amarga del cinismo.

La cara amarga del cinismo y la cara alegre del humor son dos caras de una misma moneda. Son una unidad en plena lucha constante. Yo creo que el humor político surge necesariamente del cinismo, de la mentira descarada, así como el cinismo se nutre del humor, de su negación. Tanto el cinismo como el humor son una negación de la realidad: la diferencia es que el cinismo la niega para ocultarla y el humorismo la niega para revelarla. Cuando un poderoso dice “aquí hay libertad de expresión”, mientras cierra un medio de comunicación, está siendo cínico; cuando un ciudadano dice “aquí hay libertad de expresión”, mientras el poderoso cierra un medio de comunicación, está haciendo humor. Sigue leyendo

Cómo lo ven ellos y aquellos

Hace dos semanas empecé a trabajar con Carlos Carmona y Rodolfo Colmenares en un nuevo experimento. Se llama #MientrasTanto, un programa de televisión por EUTV.net. En teoría, yo soy guionista del programa, pero en realidad soy coguionista, porque Rodolfo y Carlos también escriben.

Esta semana estrenamos una nueva sección que a mí particularmente me gusta mucho. Se llama «Cómo lo ven ellos y aquellos» y consiste en retratar la polarización mediática de los portales web opositores y chavistas.

No busca catalogar de radical a nadie, sino revelar que en ambos lados se hace propaganda, aunque obviamente un lado no tiene poder. Sencillamente, queremos decir con esta sección que esos portales son malos para la salud mental. Si usted se encuentra leyendo noticias ahí, tómese una valeriana y escuche música. Relájese, que me le va a dar algo.

Aquí un ejemplo del guion, con el video de Rodo y Caco en el programa. Se transmite de lunes a viernes, de 9 a 10 pm.

http://www.eutv.net/mientras-tanto/mientras_tanto_0406s2

Sigue leyendo

Melancolía democrática y humor negro

marcan_para_comprar_en_mercal_cortesia_el_impulso_2El antropólogo Roger Bartra dice que la melancolía (humor negro según Hipócrates) refuerza el genio político. Por lo tanto, asumir la realidad con crudeza, con una cierta negación, con un dejo pesimista, como hace el humorismo más cruel, refuerza nuestra conciencia política.

La melancolía, en la sociedad colonial, significaba locura. Los melancólicos eran insolentes, impertinentes, ofendían sin miedo ni vergüenza a la autoridad: la Iglesia. Por melancólica, una personal podía ir presa, e incluso ser sentenciada a muerte. En la actualidad, en Venezuela, el humor también ha sido censurado por decir lo que no se puede decir.

Recuerdo ahora el siguiente chiste del comediante Housam Ankah:

“En las colas de Daka para comprar electrodomésticos rebajados a la fuerza, marcaban a la gente con números en el brazo. Eso me hizo recordar las colas del Holocausto, donde marcaban a los judíos de la misma manera.

Y me puse a pensar: ¿Cuál es la diferencia entre una cola y la otra? Que la gente de Daka hacía cola para comprar el horno.”

Housam nos dijo de manera muy cruda la diferencia, pero eso nos aclaró algo peor, la semejanza: que nosotros también estábamos yendo al matadero. ¿No se siente la profunda melancolía de ese chiste?

La caza y la recolección

Captura de pantalla 2014-03-23 a la(s) 09.57.54Mi novia recibe un mensaje de texto.

—Mariana consiguió mantequilla Chiffon en el Gama –me comenta asombrada-. Vamos.

—No quiero ir –le digo con antipatía-. No quiero desperdiciar un viernes por la noche haciendo cola.

Me intenta convencer. Le digo que vaya sola. Ahora me intenta chantajear. Me la tiene aplicada con que no hago mercado. Hice compras hace como un mes, pero para ella eso quedó en la prehistoria. Sigue leyendo